Hiperactividad:

Ayudar a los niños con TDAH

Por Silvia Cándano, redactora
Estoy segura de que si nos hicieran una encuesta a las madres, preguntándonos qué deberíamos hacer con un niño hiperactivo y con déficit de atención, la respuesta común de todas sería ésta: ¡ayudarle!
Lo que me temo es que si ese niño estuviera sentado al lado del nuestro, en clase, nuestra contestación sería muy diferente: cambiarle de sitio. Como madres que somos, es más que comprensible que respondiéramos así: estos niños no pueden parar quietos un minuto, hablan de continuo, se distraen con una mosca, despistan a los demás, no atienden al profesor…
Es lógico que a las madres nos cueste aceptar a un compañero así para nuestro hijo y la verdad es que si no intervenimos, lo normal será que ninguno de los pequeños aprovechen el curso como deben.
Para que todo vaya bien creo que en el colegio debemos dejar el asunto en manos del profesor. Si el niño tiene este tipo de problema, él ya estará informado por los padres y por el director del centro y sabrá cómo tratarle: le sentará en una mesa de delante, le pondrá menos ejercicios que al resto –lo importante es que los haga bien–, se dirigirá a él durante las explicaciones para que no se despiste…
Aclarado esto, creo que a las madres de los compañeros nos toca actuar. ¿Cómo? Evitando darle de lado al salir de clase. Y es que una cosa es que no nos guste que altere a nuestro hijo en el aula y otra muy distinta que no nos esforcemos ni un pelo en facilitarle su adaptación al mundo, que bien que le cuesta.
Un plan muy sencillo de apoyo al pequeño hiperactivo puede consistir en hacer turnos para que una vez a la semana (el viernes por ejemplo) la madre de un compañero se lo lleve a su casa, con el fin de que juegue con su hijo, y con otro más como mucho, para que así pasen la tarde tranquilamente, en lugar de quedar con muchos de la clase y jugar en grupo (esto le dispersa y le pone más nervioso).
El segundo paso radica en establecer unas pautas para que no haya conflictos:
  •  Indicar al pequeño hiperactivo no sólo lo que no puede hacer, sino lo que debe hacer: recoger las migas de su merienda, colocar los libros en su estantería después de usarlos… Comprobar que cuentan con él para “asuntos importantes” aumenta su autoestima (lo normal es que al recibir tantas broncas todos los días la tenga bastante mermada).

  • Proponer a los niños entretenimientos que exijan cierto grado de concentración, como el parchís, el ajedrez, las damas… Estos juegos animan a los hiperactivos a superarse y para ello, se esfuerzan cuanto pueden en mantener su atención, lo que hace que se mantengan quietos y sentados durante un rato (bueno, un ratito).

  • Mantener la calma cuando haga algo que no debe y obligarle a enmendar su error, ayudado por su amigo o amigos no hiperactivos. Esta actitud le hará ver que no le rechazan a él, sino a su conducta, y que tiene gente con la que contar.

  • Procurar que en los últimos momentos de la tarde haga algo por lo que elogiarle, para que se vaya a casa con buen sabor de boca y quiera seguir en esta línea.
Sé que este plan funciona porque en el cole de mi hijo lo hemos probado. ¡Lástima que a las madres se nos ocurriera cuando al pequeño terremoto ya le habían sacado del colegio! En fin…
Ahora está muy bien y fenomenalmente integrado entre los que fueron sus compañeros y los nuevos de ahora. Ya se sabe, más vale tarde que nunca… Pero os lo cuento por si vosotras aún estáis a tiempo de actuar y de evitar el traslado de algún compañero de vuestro hijo a otro centro, o incluso de un niño de vuestro bloque de vecinos a otro barrio.
¡¡¡¡Ayudar a los niños hiperactivos es tarea de todos!!!!


¿Conoceis qué el la hiperactividad?¿Cómo hay que actuar?¿Teneis algúno de estos casos cercano a vosotras?
Nos gustaría conocer vuestra experiencia para saber como actuar correctamente!!Gracias

0 comentarios:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Páginas vistas en total

 

Blogger news

Licencia de Creative Commons

Blogroll











About